Mamografía

En categoría: Servicios

La mamografía es un tipo específico de toma de imágenes de los senos que utiliza rayos X de baja dosis para detectar en forma temprana el cáncer (antes de que la mujer presente síntomas) cuando es más tratable. La mamografía constituye la piedra angular de las pruebas de imagen en el diagnóstico del cáncer de mama y es la primera exploración a realizar en la mayoría de los casos. Su aplicación rutinaria anual en pacientes a partir de 40 años ha demostrado reducir la mortalidad.

Es una técnica radiológica que utiliza rayos X para la detección de imágenes. El desarrollo en los últimos años de detectores digitales ha permitido obtener un barrido completo de la mama y una mejora significativa de la calidad de la imagen. En la mamografía digital el uso de píxeles de mínimo tamaño permite efectuar ampliaciones lo suficientemente precisas como para poder diagnosticar tumores de menos de 3m.

Las mamografías son reportadas con una clasificación internacional llamada BI- RADS

BI-RADS 0: No concluyente por lectura incompleta.

Necesitan realizarse pruebas de imagen adicionales y /o mamografías previas para comparar.

BI-RADS 1: Mama normal.

Se considera mama normal aquella en la que no se identifican hallazgos mamográficos comprendidos entre las categorías 2 y 5 de sospecha.

BI-RADS 2: Lesiones benignas (probabilidad de cáncer similar a la población general)

BI-RADS 3: Hallazgos probablemente benignos. (< 2% de riesgo de malignidad)

La categoría BI RADS 3 (lesión probablemente benigna)

Para estas lesiones se recomienda un control a los 6 y 12 meses para valorar su estabilidad.

BI-RADS 4: Lesiones probablemente malignas (valor predictivo positivo para cáncer entre 29-34% hasta 70%)

Existe una división opcional de esta categoría:

Categoría 4-A: hallazgo mamográfico que requiere biopsia pero con una baja sospecha de malignidad.

Categoría 4-B: sospecha intermedia de malignidad.

Categoría 4-C: preocupación moderada, pero no clásica de malignidad (como en la categoría 5).

BI-RADS 5: Altamente sugerente de malignidad (probabilidad de cáncer superior al 70%)

 

Procedimientos por Mamografía

  1. Biopsia por estereotaxia:

Este tipo de biopsia utiliza la mamografía (un tipo específico de toma de imágenes del seno usando rayos X de baja dosis) para ayudar a localizar una anormalidad en el seno y extirpar una muestra de tejido para su examen bajo el microscopio. Es menos invasiva que la biopsia quirúrgica, deja una cicatriz muy pequeña o ninguna cicatriz, y puede ser una forma excelente de evaluar los depósitos de calcio o diminutas masas que no se pueden ver con ultrasonido.

El termino estereotaxia significa localización espacial de un punto determinado. En el caso de la mama, se refiere a la localización de una región de la mama y la toma de una muestra de tejido para su estudio histológico.    El uso fundamental de este procedimiento en la actualidad, es para el estudio de micro calcificaciones, y generalmente después de un período de observación durante el cual se determinan los cambios sospechosos en las mismas. Sin embargo, cualquier alteración en la arquitectura normal de la mama puede ser sometida a este estudio con resultados muy precisos.

  1. Marcaje preoperatorio con arpón

Es la colocación de una guía metálica en la mama para facilitar al cirujano la tarea de obtener una muestra de tejido que no puede localizarse mediante simple palpación manual. Como su nombre lo indica, consiste en un fino alambre cuya punta termina en forma de anzuelo. Esta guía, utilizada generalmente en lesiones no palpables o calcificaciones microscópicas, permite la localización intraoperatoria del área a extirpar, lo cual sería imposible de no estar debidamente señalizada por el arpón.
Entre sus beneficios destaca el considerable aumento de las posibilidades de éxito de la cirugía y la disminución del tiempo quirúrgico. La colocación del arpón puede realizarse mediante el uso de mamografía o bien ecografía. El procedimiento no requiere anestesia y es realizado por un médico radiólogo.